top of page

Abordaje no invasivo de la función ventricular izquierda a través del trabajo miocárdico


State-of-the-Art: Noninvasive Assessment of Left Ventricular Function Through Myocardial Work


INTRODUCCIÓN

La fracción de eyección (FEVI) del ventrículo izquierdo (VI) es un parámetro ecocardiográfico ampliamente utilizado para evaluar la función cardíaca. Su sencillez y la buena correlación con los desenlaces clínicos la han convertido en una opción conveniente en la práctica clínica diaria. Sin embargo, la FEVI tiene limitaciones inherentes, incluyendo baja sensibilidad y dependencia de carga, que comprometen su confiabilidad y utilidad como evaluación integral de la función cardíaca.

En las últimas décadas, el análisis de la tensión miocárdica mediante speckletracking ha surgido como un parámetro más sensible y reproducible para evaluar la función miocárdica regional y la velocidad de contracción. Además, la deformación longitudinal global bidimensional (2D) (SLG) ha demostrado detectar precozmente el deterioro de la función miocárdica, que puede no ser evidente basándose únicamente en los cambios en la FEVI. Por tanto, la evaluación de SLG juega un papel importante en la vigilancia cardíaca, permitiendo la detección de alteraciones subclínicas ocultas en función miocárdica. Aunque el SLG exhibe una menor dependencia de la carga en comparación con la FEVI, todavía es vulnerable a los cambios de carga. El impacto significativo de la carga en SLG puede dar lugar a interpretaciones erróneas, limitando así su uso y valor en el ámbito clínico.

El análisis de la curva de presión-deformación (PSL) es un método ecocardiográfico innovador utilizado para cuantificar el trabajo miocárdico (TM). Este enfoque implica la combinación de información derivada de imágenes de deformación de seguimiento de puntos y una estimación no invasiva de la presión del VI (PVI). Al incorporar la condición de carga del VI, el análisis PSL ofrece un enfoque superior para evaluar rendimiento miocárdico. Facilita la cuantificación de la capacidad contráctil global y regional del miocardio, proporcionando información sobre su energía y consumo de O2. Esta profundidad de la evaluación permite la detección de disfunción miocárdica subclínica. disfunción.

El objetivo de esta revisión es proporcionar una visión global de la metodología TM, incluyendo valores de referencia, interpretación, y peligros potenciales; Además, exploramos su uso clínico en diversas patologías cardíacas.

Antecedentes, metodología y valores de referencia

El estado de carga del ventrículo izquierdo (VI) es dinámico y está influenciado por cambios en la pre y poscarga. La curva de presión-volumen convencional (CPV) proporciona una representación visual de este intrincado proceso, que ilustra la adaptación fisiológica del corazón para mantener volumen sistólico (VS) en diferentes condiciones de carga (Figura 1). Además, el área CPV es proporcional al consuma de oxígeno del miocardio.

El concepto de TM no es nuevo, ya que fue introducido por primera vez en 1979. En un estudio, validaron el concepto midiendo directamente la CPV durante el cateterismo cardíaco. Demostraron que TM está influenciado por el tiempo, la relación entre la presión intracardíaca y la contracción miocárdica. Además, establecieron una correlación entre el área de la CPV derivada de forma invasiva y el consumo de oxígeno del miocardio. Esta evaluación invasiva es precisa y confiable, pero exigente y no es factible adquirirlo de forma rutinaria.


En cuanto a la implementación clínica práctica, se introdujo un nuevo método no invasivo para cuantificar el TM del VI. Su El enfoque implicó combinar información derivada de las CPV con mediciones de deformación (Figura 2). Lo consiguieron asociando presión arterial sistólica periférica (PAS) con tiempos de eventos cardíacos incluyendo la contracción isovolumétrica (CIV), la eyección sistólica y la contracción y relajación isovolumétrica (RIV), se determinaron mediante ecocardiografía los eventos de apertura y cierre valvular. En situaciones donde la visualización de los tiempos de apertura y cierre de las válvulas aórtica y mitral es un desafío, como en presencia de calcificación valvular o una prótesis válvula, se pueden emplear Doppler tisular para determinar la sincronización de la válvula eventos. Además, se analizaron curvas de deformación longitudinal globales y regionales obtenido mediante ecocardiografía de seguimiento de puntos de las vistas apicales 2, 3 y 4 cámaras. Al integrar estas cepas con la presión curvas, se podría generar un CPV del VI no invasivo, lo que permitiría la cuantificación del TM. Esta evaluación no invasiva de TM fue validada al compararla con las CPV invasivas del VI y correlacionándolo con el consuma de oxígeno y captación y regional del metabolismo de la glucosa en el miocardio obtenida mediante tomografía por emisión de positrones. Comparado con parámetros como SLG y la FEVI, que están influenciados por la poscarga, el TM tiene en cuenta las condiciones de carga durante la deformación del miocardio. Esta característica mejora su precisión, convirtiéndolo teóricamente en un enfoque atractivo para la evaluación integral de la función miocárdica.






El trabajo miocárdico se caracteriza por 4 componentes distintos que contribuyen a la comprensión de la mecánica del VI: el índice global de trabajo. (GWI), el trabajo global desperdiciado (GWW), el trabajo global constructivo (GCW), y la eficiencia global del trabajo (GWE), que representa la proporción de lo constructivo sobre el total de la obra. Cada uno de Estos componentes proporcionan información diferente sobre la mecánica de VI. (Tabla 1).



Primero, GWI cuantifica el trabajo total indexado realizado por el VI a lo largo de toda la sístole mecánica, incluidas CIV y RIV. Es representado visualmente por el área delimitada por la CPS y corresponde a la traducción de la energía miocárdica en energía mecánica entre Cierre y apertura de la válvula mitral (MVC). El trabajo es positivo durante de acortamiento del miocardio, mientras que es negativo durante del alargamiento del miocardio.

Por otro lado, GCW representa el trabajo positivo realizado por acortamiento durante la CIV y la sístole, así como el trabajo negativo durante RIV que resulta del alargamiento del miocardio. El trabajo global constructivo cuantifica la energía consumida por el miocardio que contribuye eficazmente al gasto cardíaco (GC) facilitando la eyección del VI.

Por otro lado, GWW representa el trabajo de VI que no contribuye a la eyección del VI. Incluye el trabajo negativo durante CIV y sístole donde el miocardio sufre un alargamiento y también una durante la RIV cuando el miocardio se acorta. El trabajo desperdiciado global (WW) cuantifica la energía consumida por el miocardio que se desperdicia y no contribuye al GC.

Por último, GWE es la relación entre el trabajo constructivo y total (constructivo y desperdiciado). Refleja el porcentaje neto de TM realizado que realmente se traduce en GC. La fórmula para GWE es GCW dividido por la suma de GCW y GWW: [GCW/ (GCW + GWW)].

Existen varios estudios que han tratado de establecer valores normales para componentes TM como se muestra en las Tablas 2 y 3.





Interpretación y errores

La fortaleza de las CPS radica en su capacidad para integrar varios componentes de TM para la evaluación mecánica del VI. En lugar de depender de una sola variable, la interpretación de todas las variables del TM proporciona una visión más completa de cómo el VI se adapta a condiciones de carga clínicas específicas. Este enfoque permite una evaluación más matizada, donde los valores por encima o por debajo del rango normal son igualmente anormales y puede indicar diferentes condiciones fisiopatológicas. Por ejemplo, en condiciones de alta poscarga, GWI aumentará, lo que indica un trabajo más duro miocardio que se esfuerza por mantener el GC frente a niveles elevados resistencia. Sin embargo, un GWI alto/normal puede estar asociado con un GWE bajo, que puede resultar de un aumento del GWW o de un disminución del VGC. Un GWW elevado puede estar relacionado con trastornos del ritmo, disincronía o deterioro de la relajación con una CIV o RIV prolongadas. De lo contrario, una disminución del GCW refleja principalmente cambios (ir)reversibles del tejido miocárdico como edema o fibrosis.

El análisis del trabajo miocárdico está sujeto a ciertas suposiciones, que implican errores inherentes. Primero, se supone que el espesor de la pared del VI es igual en todos los segmentos del miocardio. Sin embargo, la hipertrofia regional puede impactan la deformación y, en consecuencia, también afectan el TM. En segundo lugar, se supone que la presión del VI se distribuye uniformemente en todo el Pared de VI, que puede no ser siempre el caso. Por ejemplo, en condiciones como el bloqueo de rama izquierda (BRI), la activación de la pared libre del VI es retrasado en comparación con la pared septal. Esta contracción retrasada bajo una poscarga más alta conduce a TM adicionales.

En tercer lugar, la geometría del LV de acuerdo con las leyes de Laplace juegan un papel crucial. Un VI más esférico y dilatado exhibirá un TM más bajo en comparación con un más pequeño. En cuarto lugar, el análisis TM solo utiliza tensión longitudinal, descuidando el trabajo relacionado con el acortamiento radial y circunferencial, que también contribuyen a la contractilidad del VI.

TRABAJO MIOCÁRDICO Y POSTCARGA

En condiciones cardíacas caracterizadas por un aumento de la poscarga, la remodelación del VI es un fenómeno común. La presión elevada obliga a miocardio para compensar la mayor poscarga, lo que resulta en un progresivo engrosamiento de la pared del VI. La función contráctil puede permanecen conservados, pero con el tiempo su deterioro se hace evidente a través de una disminución en el SLG. Los cambios adaptativos en la remodelación del VI puede ser reversible y el SLG puede normalizarse cuando la sobrecarga de presión que desencadenó el proceso de remodelación cesa, fenómeno denomina remodelación inversa. Sin embargo, en casos de larga duración sobrecarga de presión, puede ocurrir remodelación adversa del VI, caracterizada por el desarrollo de fibrosis miocárdica. Es importante monitorear el SLG como un indicador sensible de función del VI, ya que puede proporcionar información sobre el alcance de la remodelación del VI y la potencial reversibilidad de estos cambios.

Enfermedad cardíaca hipertensiva

La hipertensión arterial (HTA) provoca una elevación de la poscarga, lo que desencadena mecanismos compensatorios para preservar el GC. Inicialmente, el TM aumenta gradualmente sin alteraciones significativas en la FEVI y el SLG.

Sin embargo, como el corazón es menos capaz de adaptarse al aumento poscarga y aumento de la tensión de la pared, la tensión miocárdica comienza a disminuir. La Ilustración Central presenta las características clínicas. y el patrón esperado de CPS para pacientes con HTA. La gravedad de la HTA está estrechamente relacionada con el GWI elevado y es también asociado con el consumo máximo de oxígeno. Vale la pena señalar que Los cambios en los componentes de la presión arterial no sólo están correlacionados con la PAS sino también con la PAM. también con la presión arterial media (PA) y la presión arterial diastólica (PAD). Específicamente, una PAD elevada se ha relacionado con una reducción GWE debido principalmente a un aumento desequilibrado en GWW en relación con GCW, con GWW mostrando un aumento relativamente mayor.

El impacto de las alteraciones en la relajación y el estiramiento del VI, que surgen de la rigidez del miocardio y la fibrosis intersticial, en el TM permanece poco claro

En pacientes con enfermedad hipertensiva el gradiente de deformación característico del ápice a la base observado en La HTA se refleja en un mayor MWI en los segmentos apicales que compensan por la alteración de la contracción observada en los segmentos basales.

Estenosis de la válvula aórtica

En pacientes con EA, estimar la PVI únicamente utilizando la PA de la arteria braquial es limitado debido a la presencia de obstrucción valvular, lo que crea una presión intraventricular máxima más alta en comparación con la periférica PAS. Para abordar esta limitación, se introdujo un método en el que combinaron el gradiente medio sobre la válvula aórtica medido por ecocardiografía con PAS arterial, creando un nuevo Parámetro para la estimación no invasiva de la PVI en pacientes con EA.

Al utilizar este PVI corregido, el GWI es significativamente mayor en comparación con el uso de SBP solo como sustituto de PVI, destacando el impacto directo de la poscarga elevada en AS sobre el rendimiento del VI. Curiosamente, GWI y GLS tienden a variar con el tiempo en pacientes con AS. Inicialmente, cuando el AS está compensado y el VI contráctil La función se conserva, tanto GWI como GCW aumentan, mientras que la absoluta SLG puede aparecer incorrectamente bajo debido a su dependencia de poscarga. Sin embargo, en la EA descompensada cuando el VI es contráctil la función se deteriora, GWI y GCW disminuyen y el paciente desarrolla síntomas de insuficiencia cardíaca (IC) independientemente de la causa subyacente GLS. Incluso en pacientes con EA asintomáticos, un GWI más bajo Los valores sirven como marcador de descompensación y se han asociado. con una mayor mortalidad. La Ilustración Central muestra el patrón de CPS generalmente esperado para pacientes con EA, y Figura 3 muestra un ejemplo ilustrativo de TM en un paciente con sobrecarga de presión debido a EA grave.

Después de un implante de válvula aórtica transcatéter o cirugía aórtica reemplazo valvular (SAVR), la reducción inmediata de la poscarga no sólo conduce a la restauración del GLS anormal hasta cierto punto, sino también da como resultado una disminución en el GWI elevado y un aumento en el GCW, lo que indica una posible recuperación de la función contráctil del miocardio. Sin embargo, cabe señalar que esta mejora no necesariamente ir acompañado de cambios en GWW y GWE después del transcatéter implantación de válvula aórtica/SAVR.




Insuficiencia de la válvula aórtica

La insuficiencia valvular aórtica (IA) se caracteriza por un aumento de tanto antes como después de la carga. Inicialmente, el volumen regurgitante fluye regresa al VI durante la diástole, reduciendo el CO directo y aumento del volumen telediastólico del VI. La precarga elevada desencadena Adaptación del VI según la ley de Frank-Starling, lo que conlleva un aumento en VS y compensando la sobrecarga de volumen (Central Ilustración). Sin embargo, un VS alto y sostenido eventualmente conduce a aumento de la poscarga. Con el tiempo, la combinación de volumen y la sobrecarga de presión causa fibrosis miocárdica, lo que perjudica la recuperación. de recuperación de la función del VI. Además, la mala supervivencia después SAVR se asocia con deterioro de la función del VI antes de la intervención.39 La Figura 3 ilustra un ejemplo de TM en un paciente con sobrecarga de volumen debido a una IA grave. Hasta la fecha, sólo 1 estudio ha informado valores de TM en pacientes con IA crónica moderada o grave y FEVI conservada. Antes de la cirugía reparación valvular, tanto el GWI como el GCW fueron elevados en relación con la gravedad de la IA. Después de la reparación de válvulas, GWI, GCW y GWE disminuyeron, mientras que GWW permaneció sin cambios. Curiosamente, en un 28% de los pacientes, GWI permaneció anormal, lo que sugiere una reducción del remodelado reverso del VI en presencia de daño miocárdico irreversible.

TRABAJO MIOCÁRDICO EN INSUFICIENCIA CARDÍACA

Las directrices de la Sociedad Europea de Cardiología de 2021 proporcionan una definición de la IC como un síndrome clínico caracterizado por síntomas específicos y signos acompañados de presiones cardíacas elevadas debido a anomalías funcionales o estructurales, que resultan en una función cardíaca inadecuada. La insuficiencia cardíaca se clasifica según la FEVI en 3 subtipos: IC con fracción de eyección reducida (ICFER; FEVI <40%), IC con fracción de eyección ligeramente reducida (41% -49%) e insuficiencia cardiaca con fracción de eyección preservada (ICFEP; FEVI >50%).

Insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida

En la ICFER el aumento de las presiones de llenado intracardíaco se produce inicialmente debido a disfunción contráctil y, en etapas avanzadas, se ve exacerbada por disfunción diastólica y ventricular derecha. Como respuesta al volumen, sobrecarga y pérdida de miocitos, los corazones con ICFER sufren una remodelación excéntrica, resultando en una gran cavidad del VI con una pared miocárdica delgada (central Ilustración). La disfunción miocárdica se evidencia a través de una importante reducción de GLS, GWI y GWE.27 Un ejemplo ilustrativo del TM en un paciente con ICFER se presenta en la Figura 4.

El índice global de trabajo, junto con el SLG y la FEVI, sirven como predictor de mortalidad por todas las causas y hospitalización por IC. Se correlaciona con el pico consumo de oxígeno y niveles de péptido natriurético proBNP, particularmente en pacientes con miocardiopatía dilatada isquémica y amiloidosis.Usando un valor de corte de 455 mm Hg% para GWI (área bajo la curva = 0,80; P < 0,0001; sensibilidad, 77,4%; especificidad, 71,6%) y 530 mm Hg% para GCW (área bajo el curva = 0,80; P < 0,001; sensibilidad, 74,2%; especificidad, 78,4%), la precisión en la predicción de la mortalidad por todas las causas y la necesidad de trasplante de corazón o implante de dispositivo de asistencia ventricular izquierda en ICFER terminal es alto.

La insuficiencia mitral (IM) secundaria es común en pacientes con cardiopatía dilatada, e impacta significativamente el pronóstico del paciente. El análisis del trabajo miocárdico en estos pacientes demuestra la estrecha relación entre el grado de IM y el rendimiento del VI. En la IM disminuyen el GWI y el GCW, mientras que el GWW es menor en pacientes con IM grave en comparación con aquellos con leve o moderada MR. El VI puede tener dificultades para generar suficiente trabajo para bombear sangre a una cámara de mayor presión (la aorta) mientras se vacía en una cámara de baja presión (la aurícula izquierda), proporcionando cierto beneficio para la energía miocárdica. Sin embargo, un GWI más bajo, GCW y GWW se asocian con un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas, indicando el mayor impacto de la pérdida de la función contráctil en la supervivencia de estos pacientes..

El impacto de la terapia en ICC en el TM ha sido tema de recientes investigación. Se ha demostrado un importante aumento de GWE y GCW tras el inicio de sacubitrilo/valsartán. Curiosamente, observaron una mejora más temprana en GCW a 6 meses en comparación con GWE, que mostró una mejora sólo a los 12 meses.





Insuficiencia cardíaca con fracción de eyección preservada

La insuficiencia cardíaca con fracción de eyección preservada abarca una variedad diversa de fenotipos, lo que la convierte en una enfermedad muy heterogénea. Es caracterizada por presiones de llenado ventricular elevadas causadas por alteración de la relajación, aumento de la rigidez del miocardio y disminución fuerzas restauradoras. En la ICFEP, debido a su alta rigidez miocárdica, se vuelve más vulnerable a los cambios en volumen. Esto es particularmente evidente durante el ejercicio, cuando los pacientes con ICFEP con valores normales en reposo experimentan un aumento anormal en el llenado presiones, desenmascarando así la enfermedad subyacente. La ilustración central muestra las características clínicas y generalmente esperadas. Patrón de la CPS para pacientes con ICFEP mientras que la Figura 4 presenta un patrón ilustrativo de ejemplo de MW en un paciente con ICFEP. Aunque se necesitan más ensayos clínicos extensos antes de que TM puede implementarse completamente como una herramienta de diagnóstico de ICFEP. En pacientes con un nuevo diagnóstico de ICFEP, el GWW es un predictor para predecir la primera hospitalización. Además, en comparación con los controles emparejados por edad y sexo, los individuos con ICFEP exhiben valores de GWE en reposo más bajos y GWW en reposo más altos valores. Aquellos con GWE reducido muestran una menor capacidad de ejercicio, aumento de la congestión pulmonar y atenuación de la capacidad contráctil del VI durante el ejercicio.

La hipertrofia ventricular izquierda y el remodelado concéntrico son características comunes en ICFEP. Sin embargo, a diferencia de la hipertrofia observada en atletas, la hipertrofia relacionada con ICFEP se caracteriza por una relación desequilibrada entre el número de miocitos y la extensión de depósito de colágeno. Esto conduce a una mayor rigidez del VI y, en ICFEP, GCW y GWE se correlacionan con el espesor relativo de la pared. Pacientes con ICFEP y con hipertrofia más extensa (grosor relativo de la pared >.42) exhiben valores de GWE más bajos en comparación con individuos sanos, mientras que el GWW fue similar entre ambos grupos.

TRABAJO MIOCÁRDICO EN DISINCRONÍA

El bloqueo de rama izquierda se presenta en aproximadamente del 20% al 30% de los pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva, que se asocia con una mayor mortalidad. En presencia de contracciones descoordinadas del VI, los segmentos del miocardio en la pared septal y la pared lateral experimentan un acortamiento diferencial (trabajo positivo) y alargamiento (trabajo negativo) en varios momentos y en contra diferentes niveles de poscarga. Los segmentos septales se contraen temprano en la sístole a baja presión intraventricular, generando un trabajo positivo mínimo, mientras que los segmentos laterales se contraen tarde en la sístole en el nivel intraventricular máximo presión, produciendo una cantidad considerablemente mayor de trabajo positivo que los segmentos septales. Además, a medida que los laterales se acorta, los septales se alargan, absorbiendo el trabajo positivo generado por el era trabajo negativo. Esto resulta en una Patrón CPS característico del septum, que se asemeja a la forma de un 8 (Ilustración central). En particular, el trabajo neto realizado por el septum durante la sístole es negativo, lo que indica que la contracción del tabique no contribuye a eyección ventricular. La compensación de este contratrabajo es logrado por el trabajo adicional realizado por la pared lateral para mantener el GC. Es importante mencionar que pueden ocurrir diferentes grados de BRI, resultando en diversos grados de estiramiento de rebote septal y preestiramiento lateral.

Por lo tanto, no todos los pacientes exhibirán una CPS en forma de 8 claramente definido para el septum, pero las características típicas de la tensión regional aún se pueden reconocer en la CPS regional. En pacientes BRI asintomáticos en reposo, el equilibrio de La carga de trabajo se ve comprometida durante el ejercicio cuando la frecuencia cardíaca y el llenado las presiones aumentan, exacerbando la disincronía y conduciendo a resultados ineficientes. Rendimiento del VI y capacidad de ejercicio limitada.

La menor carga de trabajo en el septum conduce a una actividad metabólica reducida y adelgazamiento del miocardio, mientras que la elevada carga de trabajo en pared lateral da como resultado una mayor demanda metabólica y engrosamiento del miocardio.

Terapia de resincronización cardíaca

Mientras que la disincronía en pacientes con BRI conduce a una remodelación adversa e hipertrofia asimétrica del VI, la implantación de un resincronizador cardiaco (TRC) induce remodelación inversa. Existen 3 cambios interesantes después de la TRC: (1) la diferencia entre segmentos septales y laterales desapareció debido al engrosamiento septal y adelgazamiento lateral; (2) no hubo diferencia en el tiempo hasta el inicio del acortamiento entre septum y lateral después de la implantación de TRC; (3) una distribución más uniforme de TM fue observado.

El trabajo miocárdico también se puede utilizar para predecir la respuesta a la TRC, que está asociado con el grado de pérdida de energía medida por el diferencia de carga de trabajo entre segmentos septales y laterales. Antes de la CRT, los respondedores exhiben niveles más altos de GWW en comparación con los que no responden. Después de la implantación una disminución en GWW se observa solo en aquellos que positivamente respondieron a la terapia. Además, la contracción descoordinada de el VI debido a la activación del BRI da como resultado diversos valores de WW, lo que hace que el WW septal sea un mejor predictor que el GWW para CRT respuesta. Además, cuando el WW septal se combina con el movimiento de la pared, un marcador de disincronía, su valor predictivo para La respuesta de la TRC se puede mejorar aún más. Además, la GCW antes de la TRC corresponde a la actividad metabólica residual del miocardio y a la actividad contráctil reserva y se correlaciona con la remodelación del VI después de la TRC.

TRABAJO MIOCÁRDICO EN CARDIO-ONCOLOGÍA

El diagnóstico y clasificación de las terapias contra el cáncer relacionadas con la disfunción del corazón (CTRCD) se basa en síntomas combinados con FEVI, SLG y biomarcadores cardíacos. A pesar de la disponibilidad de datos sobre TM en pacientes que reciben antraciclinas y terapias dirigidas, su papel en la predicción de CTRCD no se ha incluido en el estudio reciente. directrices, lo que lleva a un debate en curso. La ilustración central muestra el patrón de CPS esperado para pacientes con CTRCD, mientras que La Figura 5 proporciona un ejemplo ilustrativo de MW en un paciente con CTRCD moderada después del tratamiento con antraciclinas.

En un gran estudio retrospectivo que examinó los parámetros FEVI, SLG y TM antes, durante y después de la quimioterapia con antraciclina, se demostró la superioridad de TM sobre SLG en las primeras etapas Detección CTRCD. Específicamente, las neoplasias hematológicas se asociaron con GWI y GWE más bajos, así como con GCW y GWW más altos durante hacer un seguimiento. Una disminución del 15% en GWW y GWI precedió a CTRCD definido por el SLG, y los cambios en GWI y GCW fueron directamente proporcionales a la dosis acumulada de antraciclinas administradas.



OTRAS DIRECCIONES DE INVESTIGACIÓN

Arteriopatía coronaria

Si bien la enfermedad de las arterias coronarias (EAC) puede no afectar directamente la condiciones de carga del VI, el metabolismo alterado del oxígeno en el miocardio isquémico puede tener un impacto en el TM. Posterior a la revascularización, a menudo hay una mejora significativa en GWI, GCW y GWE durante los meses iniciales, que pueden ser atribuido al aturdimiento del miocardio. Es de destacar que GWI y GCW están significativamente deprimidas en pacientes con CAD con función normal del VI y anomalías del movimiento de la pared. Sin embargo, la presencia de ambos La sobrecarga de volumen y presión hace que sea difícil determinar si la isquemia es el principal impulsor de los cambios observados en TM Para abordar esta cuestión, la evaluación de las políticas regionales del TM global puede ser útil para diagnosticar la isquemia. Se ha demostrado que el TM regional y el trabajo constructivo fueron significativamente menores en segmentos del VI isquémicos perfundidos por vasos con una reserva de flujo fraccional <0,75. Utilizando un valor de corte de <1.623,7 mm Hg% para MWI y <1.962,4 mm Hg% para trabajo constructivo es posible distinguir entre isquémico y segmentos no isquémicos. Como era de esperar, el MWI regional y El trabajo constructivo mejoró después de la intervención coronaria percutánea. La Figura 6 muestra un ejemplo ilustrativo de TM en un paciente con oclusión subaguda de la arteria descendente anterior.




Amiloidosis cardiaca

Los pacientes con amiloidosis cardíaca (CA) exhiben un patrón distintivo de diferencias regionales en la deformación del VI conocida como conservación apical, caracterizada por un deterioro más severo de la tensión en los segmentos basal y medio en comparación con los segmentos apicales. El gradiente apical-basal también está asociado con variaciones regionales en TM, específicamente, GWI y GWE deprimidos en los segmentos basales. Un ejemplo En la Figura 7 se muestra un ejemplo de MW en un paciente con CA.

Ventrículo derecho

El concepto de TM del ventrículo derecho sigue siendo incierto y requiere más investigaciones para su implementación clínica. Se ha demostrado su valor pronóstico en pacientes con HTA pulmonar. Se necesita investigación adicional para validar y comprender sus implicaciones. antes de que pueda utilizarse ampliamente en la práctica clínica.


CONCLUSIÓN

La evaluación del TM global y regional a través del análisis de CPS no invasivo ofrece un método confiable para una evaluación integral de la función del VI. Este enfoque tiene particular importancia en afecciones cardíacas caracterizadas por poscarga anormal y disincronía. Además, la interpretación integrada de los diversos componentes de TM proporciona información valiosa sobre los aspectos subyacentes y mecanismos fisiopatológicos. Si bien el potencial del TM es prometedor y ha despertado un interés cada vez mayor, se están realizando estudios más amplios, sin embargo, aún es necesario investigar más a fondo su papel y aplicación en práctica clínica.


Dr. Tomás Miranda Aquino

Medicina Interna /Cardiología / Ecocardiografía adultos

Hospital Civil de Guadalajara "Fray Antonio Alcalde"

@Tomas_MA_Cardio

489 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page